Inicio        Infanto-juvenil        Adultos        Psicopedagogía        ¿Cómo trabajo?        Mediateca        Tarifas y encuadre        Contacto

© Maribel Gámez Cruz 2019

Han sido numerosas las ocasiones en las que algunas personas vienen a consultarme y me dicen que han pasado por la consulta de uno o varios psicólogos y que bueno... no les ha convencido. Y finalmente han decidido preguntar a otro pofesional. Toda esta lista de situaciones son reales. Las expongo aqui con el objetivo de que la gente sepa lo que NO debería hacer un psicológo y que si está ahora mismo en una de estas situaciones, pensando si cambiar o no de profesional, le animo a que lo haga. Rapidamente. 

Aquí van varios indicadores que deberían hacerte salir corriendo de la consulta terrible en la que te has metido. Podría haber puesto muchos más, pero estos tienen la característica de ser todos historias reales, aunque algunas suenen increibles.

– Te saca las cartas del tarot y te lee la fortuna, salao.

– Te hace terapia mientras jugais al golf.

– Le cuentas que estás triste por la muerte de tu abuelo y te contesta que ella puede contactar con los muertos.

– Sale a tomarse un café contigo.

– No te dice nunca qué tienes que hacer para solucionar tus problemas, solo te escucha.

– Le cuentas que compruebas la cerradura veinte veces y te dice "¡Pues no lo hagas!”.

– Utiliza una jerga incomprensible para, finalmente, no decir nada.

– Llevas a tu hijo y, cuando éste le regala el dibujo de una flor, la psicóloga le dice: “gracias por el ramillete de penes”.

– Te acompaña a las reuniones de alcoholicos anónimos y luego se va de copas con ellos.

– Le cuentas que haces botellón y te echa la bronca como si fuera tu madre.

– Le dices que tienes muchos complejos por tu peso y te contesta “¿Pero tú te has visto los dientes?”

– Le cuentas lo que te pasa y se echa a llorar desconsoladamente.