Inicio        Infanto-juvenil        Adultos        Psicopedagogía        ¿Cómo trabajo?        Mediateca        Tarifas y encuadre        Contacto

© Maribel Gámez Cruz 2019

Un profesional de la psicología que trabaje con niños, tiene que saber trabajar con adultos de manera individual, ya que es parte esencial del trabajo de una terapia que involucre a la familia. Ayudo a las personas a saber manejar las dificultades que pueden surgir en su vida. Ir a un psicólogo no es la única manera de resolver los problemas, evidentemente. La red social que gira en torno a la persona que sufre hace un papel muy importante a la hora de paliar el padecimiento de alguien cercano. Sin embargo, cuando estas ayudas fallan y la persona no sabe salir de situaciones que le pro-vocan malestar y dolor, es hora de acudir a un profesional que le dé herramientas nuevas y formas distintas de comprender el problema para salir de él definitiva-mente.

 

La estructura de las sesiones sería la siguiente:

1º - Primera entrevista

 

En ella recojo información sobre el motivo de consulta que ha llevado a esa persona a pedir ayuda profesional, qué objetivos tiene en terapia, qué soluciones ha puesto en marcha y cómo le han resultado. En definitiva, un pequeño resumen del problema o problemas por el que está sufriendo.

 

Tras recibir esos datos doy un pequeño feedback sobre cómo enfocaría el asunto, de qué manera articularía las siguientes fases de la terapia y me aseguro de que el paciente ha entendido cuál es mi forma de trabajar para, más tarde, proponerle que reflexione sobre si este tipo de ayuda que ofrezco, es realmente lo que está buscando. Si es así continuamos con las siguientes fases de la terapia.

Los objetivos marcan la dirección de la terapia

Busco aprendizajes en el pasado para ayudar a resolver el problema presente

2º - Fase de evaluación

Recojo toda la información necesaria para comprender cómo se originó el problema, cuando esto es posible averiguarlo y, a través de qué mecanismos este se mantiene en el tiempo. Para ello pido información sobre el pasado de esa persona con la finalidad de comprender cuáles han sido sus aprendizajes.

 

Especialmente importante es para mí conocer qué piensa, siente y hace una persona cuando está en un contexto que precipita el problema.

 

Para conseguirlo a veces mando pequeñas tareas o ejercicios entre sesiones. Esta fase comprende un número de sesiones variable, que puede ir de 3 a 5 dependiendo del caso.

3º - Fase de devolución

Tras recoger la información traslado el análisis que he realizado al paciente y le comunico cual podría ser el origen del problema, el motivo por el que continúa en la actualidad y por donde comenzaremos a trabajar para cambiarlo y así conseguir los objetivos iniciales de la terapia.

 

Divido los problemas jerárquicamente según un orden, ya que se resolverán de manera secuencial. Es esencial que se entienda la terapia como una colaboración entre terapeuta y paciente cuyo objetivo final es dotar de autonocimiento y de herramientas eficaces a la persona para manejar los problemas que la vida le presente y, que en un futuro no necesite, en los asuntos tratados, volver a recibir terapia de nuevo.

La colaboración entre terapeuta y paciente es esencial

El ritmo de la terapia lo marca el marca el paciente.

4º - Tratamiento

Tras haber realizado la jerarquía de los problemas a tratar, se comienza por el primero de ellos, realizando los cambios necesarios en el análisis de los tres sistemas de respues-ta (pensar, sentir y hacer) para conseguir los objetivos propuestos.

 

Trabajo del psicólogo es crear las condiciones adecuadas para ir consiguiendo, poco a poco, logros que faciliten la consecución del objetivo final. Las técnicas utilizadas están basadas en experimentos avalados científicamente.

El ritmo lo marca el paciente en cada etapa. Para conocer la mejor dinámica para el cambio es importante que sepa cómo vive el paciente las sesiones y si tiene claro en qué momento de la terapia nos encontramos.